Featured

MÚNICH

Munich está muy bien. Tiene el casco antiguo fusilado por franquicias, pero los músicos callejeros no te dan la brasa con los éxitos de la radio y la cerveza es cojonuda. Aquí, sentado con una helles, que es como se conoce al líquido ambarino que tengo delante de las narices, me ha dado por pensar en Guardiola. ¡Qué original! ¿verdad? Se me ha ocurrido (fijaos bién qué ideas tiene uno) que si el de Santpedor llega a ganar la Champions en su etapa como entrenador del Bayern habría estado muy chulo que, en agradecimiento a sus orígenes, la capital de Baviera hubiese hecho realidad las palabras de Francesc Pujols. Si, hombre, aquel filósofo tan simpático que auguró que un día los catalanes tendrán todo pagado allá por donde vayan...

Featured

MADRID

Cuando era niño y cruzaba la península sentado en la parte trasera de un Seat 850 rojo Madrid era ese lugar donde "en verano se asan los pájaros". Lo decía mi madre y el paisaje desértico de los Monegros no contribuía precisamente a desmentir su categórico juicio. Kilómetros y kilómetros de tierra calcinada bajo un sol abrasador. Madrid aparecía ante mis ojos de niño como un lugar telúrico y aniquilador, una impresión de la que no consigo librarme, aunque han pasado cuatro décadas, cuando desciendo en Atocha y el termómetro de la estación marca 37 grados a la sombra. Madrid se quema, se quema Madrid. Arden las calles y la gente combate el calor sofocante despojándose de toda la ropa innecesaria. Se humedecen las miradas, la carne se inflama, los comentarios se vuelven lascivos. Entregada a la lujuria, una plaga azota la ciudad y no me refiero al ejército de polillas que en su ruta a Escandinavia ha encontrado cobijo en el armario de los madrileños. Hablo de los hipsters...

Featured

BONDENSEE

Con la caída de Lehman Brothers desapareció el mundo como lo conocíamos. Desde ese día para conquistar un país basta con un grupo de brokers, un fondo de inversiones y una pantalla de ordenador. Apunten, disparen, fuego. Europa está en guerra. Una guerra entre el norte y el sur. Entre Calvino y Séneca. Y allá vamos la familia salmón, a la línea del frente. Con Claudia al volante, yo en el asiento de al lado peleándome con el equipo de música, y David detrás, haciendo los coros a los primeros compases de Born to run de Bruce Springsteen con una melódica ráfaga de berridos. Nos esperan más de 1000 kilómetros hasta la guarida del lobo. Hasta Alemania...

Featured

LISBOA

Vale, de acuerdo: no debería estar aquí. Debería estar Barcelona asistiendo con Claudia a una clase pre-parto para conocer las ventajas del masaje perineal y las bolas chinas. Aún no ha nacido nuestro hijo y ya estoy incumpliendo con mis obligaciones paternales. Podéis insultarme sin piedad. Oigo desde aquí vuestros reproches y los acepto sumiso. Lapidadme. Colgadme, si quieres. En mi defensa sólo puedo decir que como penitencia, cuando llegue mi hermana en el vuelo de Madrid, con su pelo rojo y la risa más contagiosa de la galaxia, pienso darle la bienvenida cantándole el más desgarrador de los fados...

Featured

BERLÍN

Berlín me hace pensar en mi abuela. Cuando cayó el muro y las imágenes de los berlineses celebrándolo eufóricos en el Checkpoint Charlie salían a todas horas en televisión, iba a visitarla por las tardes y me invitaba a un delicioso café con leche que completaba mi precaria dieta nutritiva. Mi abuela nació cuando en Alemania reinaba el emperador Guillermo II, se casó durante la República de Weimar, tuvo el primero de sus ocho hijos en la época del Tercer Reich, y décadas más tarde, veía junto al gorrón de su nieto cómo el orden mundial que había conocido durante el resto de su larga vida saltaba por los aires en riguroso directo televisivo.

Featured

AMSTERDAM

Los pasajeros levantan sus cabezas, y durante unos breves instantes, el entretenimiento del vuelo consiste en averiguar quien necesita los servicios de un médico. El capitán, que se llama Ramón y es de Fuengirola, una información completamente irrelevante que responde a la política de la compañía aérea de transmitir una imagen de cercanía con los clientes, no parece alarmado. Con un rápido vistazo descubro que entre el pasaje hay un significativo número de viajeros que llevan camisetas serigrafiadas con logos indígenas, largas trenzas rastafaris, y sucios tejanos especialmente diseñados para mostrar la elástica de los calzoncillos. Son una réplica estética de Macaco, el tipo ese que canta en el anuncio de uno de los patrocinadores oficiales del Mundial de Fútbol, y aunque dudo que ellos disfruten como él de las ventajas de una Visa Oro, demuestran que al turismo sexual de Bangkog y al sanitario de la Comunidad Valenciana se ha unido en los últimos tiempos otra modalidad tan alternativa (digámoslo así) como el primero, y tan opulento (tal vez más moderadamente) como el segundo: el turismo perroflauta que viaja a Ámsterdam...

Featured

ESTOCOLMO

Debe ser algún rollo generacional, o algo parecido, pero cada vez que pensaba en Suecia me venían a la cabeza las plataformas de vértigo que llevaba la rubia de Abba cuando ganaron Eurovisión con Waterloo. Cosas de mi memoria y su extraño sistema de almacenamiento de datos. Ese año España volvió a hacer el ridículo con Peret y su "Borriquito como tú". ¿Alguien lo recordaba? La cuestión es que desde entonces he pensado que el mundo pertenece a los suecos porque miran el mundo dos palmos y medio por encima del resto de los mortales. ¿Necesitáis pruebas? Pago un menú degustación en El Bulli a quien sea capaz de hacer una lista con el nombre de más de veinte amigos que NO tengan en su casa un objeto comprado en Ikea ¿No tenéis suficiente?...

Featured

MÉXICO

Siempre había pensado que Lisboa era la ciudad con peores conductores del mundo. Desde ayer ese título lo ostenta con todo merecimiento México DF. En la larga hora y media que tardamos en salir de su laberinto de calles y avenidas el comité de bienvenida que ha venido a recogerme al aeropuerto Benito Juárez me ofrece un curso acelerado sobre cómo hay que conducir en esta alucinante megalópolis. Bajo una fina llovizna que ha convertido el asfalto en una peligrosa pista de patinaje practicamos un adelantamiento por la izquierda, nos saltamos un semáforo en un cruce de avenidas y acabamos atrapados en un kilométrico embotellamiento causado por un aparatoso accidente. La intervención de la policía no se hace esperar. Con un amplio despliegue de señales luminosas dan órdenes a todos los coches para que regresen por donde han venido, lo que produce un caos circulatorio aún mayor. Siguiendo las instrucciones de mi comité de bienvenida para combatir el jet lag me bebo media cerveza de un trago y me dejo llevar. Media hora más tarde, ya en la autopista que nos lleva hasta Toluca, pasar por delante del único bar museo del mundo dedicado al grupo Kiss me parece la cosa más normal del mundo...

Featured

DUBLÍN

or un montón de razones personales que no vienen al caso este viaje a Dublín me produce tanta ilusión como una visita al urólogo, pero lo contraté hace ya unos meses y quizás no me vaya mal olvidarme de todo por unos días. Cinco segundos después de localizar mi asiento ya me he dado cuenta de lo muy equivocado que estaba. Aunque se trate de una compañía de chichinabo como Air Lingus, en el protocolo para disfrutar de un feliz viaje debería incluirse la recomendación de no sentarse jamás junto a una pareja de italianos con pinta de traficantes de armas, de esos que salen en las películas de Kusturica. Uno de ellos no se ha quitado aún las gafas de sol, lleva encasquetado una suerte de panamá de color pajizo y luce sobre el pecho un medallón con la imagen de una virgen siciliana....

Featured

ESTADOS UNIDOS

En el control de aduanas del aeropuerto JFK de New York un policía, idéntico al recluta de "Loca academia de policía" que imitaba toda clase de ruiditos con la boca, está comprobando que no soy un peligroso terrorista con la oculta intención de volar la Casablanca. Cuenta para ello con una cámara fotográfica, una máquina para imprimir huellas dactilares y un cuestionario que las azafatas han repartido antes del aterrizaje donde -además de conminar al visitante al renunciar a su derecho de recurrir en caso de no estar de acuerdo con la decisión final que adopte - hay que enfrentarse a las siguientes preguntas:...